"Dos senderos se abrían en el bosque y yo… yo tomé el menos transitado”. – Robert Frost "

4 Eco-Aventuras en América del Sur que podrían matarte ⋆ Tu Comunidad de Viajeros

Compartir esta entrada

······· AMERICA / Destacados / LISTAS

4 Eco-Aventuras en América del Sur que podrían matarte

Después del día que vi a Felix Baumgartner saltar desde la estatrosfera pensé : “Madre mía, que llevará a un ser humano a jugarse la vida de esa manera…”. No, aún no he encontrado la respuesta. Aunque supongo que el subidón de adrelania y la superación de uno mismo tendrá mucho que ver.

Como sé que muchos de vosotros, no sois de los que como nuestro amigo Felix que se tira de cualquier cosa que mida más de 10.000 mts. He hecho una pequeña recopilación con algunas Eco-aventuras donde la opción de matarte también es muy alta. Os imagináis alimentar y cuidar triburones y cocodrilos en Belice o bajar en bicicleta el camino de la muerte en Bolivia (por cierto, un nombre esperanzador…). Pues si te imaginas, aquí te dejo 4 ideas sólo para valientes!

1. Voluntariado en Belice, salvando tiburones y cocodrilos

Vale, de los 4 tengo que admitir que éste sería el que más me costaría hacer… Ya que tengo pánico, absolutamente pánico a los tiburones, sin ir más lejos el día que fui a la barrera de coral en Australia, tardé como 5 minutos en tirarme al agua paralizada por el miedo. Hasta que vi a mi lado una abuela de 85 años, que fue la penúltima en tirarse (Siiii, yo fui la últimaaa)… y pensé: “Cris, no seas cutre y tírate”.

Pero si tú eres de los que consideras que los tiburones o cocodrilos son animalitos intrañables, solo tienes que dirigirte a Belize con 2.000$ en la mano y incribirse para ayudar en el Oceanic Research Society.  Según los del Oceanic la función del voluntario es ayudar alimentar (ni más ni menos) a los tiburones, es decir, que hacen bajar al “voluntario”( también llamado “posible comida de tiburón”) en el momento del día que más hambre tienen los animalitos…

En el caso de los cocodrilos, el voluntario tiene que excavar para buscar los nidos para contar los huevos. Vale! ¿No son los animales más agresivos cuando quieren proteger a sus crías? Yo lo dejo ahí…

swimming-with-the-sharks-shark-alley-belize

Foto vía www.scuba.com

2. Bajar en bicicleta el Camino de la Muerte en Bolivia

Aviso, esta aventura no es apto para gente que tenga vertigo y  que no se le dé muy bien  lo de ir en bici. Se cree que es uno de los caminos más peligrosos de Bolivia, por eso es conocido como Camino de la Muerte.

La ruta consiste en descender toda la montaña situada a nos 60 kilómetros de La Paz, evitando no irse acantilado a abajo y conseguir llegar hasta Coroico. Que ¿cómo lo véis?


No sé porque llevan casco, porque si te caes te matas, si o si (¿?)

3. Descender un volcán activo en Nicaragua

La actividad consiste en hacer “Volcano Bording”, vamos… coger una tabla-trineo y tirarte volcán abajo, a través de las cenizas del   volcán. Que, ¿cómo te quedas? Además hay que tener en cuenta que el volcán esta activo, así que la actividad se puede poner aún más divertida y revivir una segunda Pompeya (bajada del volcán + catástrofe natural histórica. OFERTA 2×1, es un ofertón no me digáis!!!). Bueno, mirar la parte positiva,así seréis inmortales, ya que acabaréis como una estatua carbonizada en algún Museo famoso. Te imaginas que con la tontería, te tenga que ir a ver tu familia al British Museum de Londres, en la sección de a lado de las momias, la ostia!

Nicaragua

Volcán

Foto vía AventurayFotografía

4. Escalar  Annapurna Mountain

Os pongo un poco en situación, de unas 130 personas que han llegado a la cima de la montaña Annapurna, pues una media de 50 ha muerto en el intento, Hecha pa’ trás, eh?

¿Qué eso no es nada para ti? (Siempre hay un valiente, siempre!)  Pues sólo te hacen falta unos crampones y encomiarte a cualquier cosas que creas y venga, a subir la décima montaña más alta en el mundo, campeón.

Annapurna

Foto vía wikipedia

Aquí os propongo unas súper actividades pero sin riesgo alguno de perecer en el intento xD

También os propongo estas otras, aunque son más culturales, sin tanta adrenalica 🙂

Compartir esta entrada